Arquitectives

La asociación Ludantia con la colaboración de Proxecto Terra y la Fundación Cidade da Cultura -Xunta de Galicia organizó el V Encuentro Internacional de Educación en Arquitectura para la Infancia y la Juventud dirigido a docentes, estudiantes y profesionales de educación en arquitectura. Allí estuvimos, intentando conocer más sobre las transformación de los espacios, los juguetes, y la influencia de la arquitectura y el arte en la educación.

Todas las ponencias coincidieron en varios aspectos que tienen mucho que ver con los peligros de la infancia:

  • La falta de naturaleza en los entornos de infancia, la escuela es una de las más perjudicadas que en pro de proteger a niñas y niños de peligros como caer y erosionar la piel de las rodillas, el paisaje de casi todos los patios escolares es del color del caucho, transformando sus zonas al aire libre en espacios abióticos, sin vida.
  • La pérdida de espacio público, del derecho a estar, a formar parte y poder intervenir sobre él.
  • El exceso de seguridad, las escasas oportunidades que tiene hoy en día las niñas y niños para aprender del error, de tener cicatrices en su cuerpo que les sirvan para contar su biografía de infancia cuando crezcan y sean mayores.

También se habló de soluciones, casi todos sus proyectos son iniciativas que tienen un objetivo común:

  • Recuperar el arte como cultura de infancia, como medio de transformación social.
  • Recuperar la ciudad para las niñas y los niños, volviendo a las plazas del barrio que tantos vínculos promueven y tantos hilos tejen para una sociedad abierta, flexible y solidaria. Una idea muy vinculada al maestro Tonucci que lleva muchas décadas como activista de la infancia defendiendo la necesidad de devolver a las niñas y niños la calle que hace años se les ha arrebatado.
  • Reflexionar sobre la influencia de los espacios en el aprendizaje de las niñas y niños y tomar conciencia de que somos todos agentes de cambio.

Información, ideas y reflexiones que vamos incorporando a nuestros pensamientos, una de ellas de Edward Casey que trasladó en su intervención el profesor Aitor Etxarte Berezibar:

“ Vivir es vivir en un lugar concreto y conocer es, ante todo, conocer los lugares donde uno vive. El lugar se sitúa necesariamente en el centro de nuestra comprensión del mundo”

Las niñas y niños pasan mucho tiempo en la escuela, un lugar que se convierte en su comprensión del mundo. ¡Cuidemos el lugar, estaremos favoreciendo su comprensión del mundo!

Y para mejorar ese lugar, la escuela, la ponente Dolores Victoria Ruiz Garrido de Little Architects da en la clave cuando pregunta al foro del encuentro:

¿Por qué Bob Esponja vive en una piña?

La respuesta tiene un dato objetivo: la piña cayó de un barco. Bob Esponja vio belleza donde otros no la vieron, vio una oportunidad donde otros vieron un problema, reutilizó un deshecho y lo convirtió en algo útil, está feliz con lo que la vida le ofrece. ¿No os parecen actitudes que debieran ser incorporadas a nuestra práctica diaria?

Por aquí todos los enlaces de toda esta maravilla de proyectos que abanderan gente comprometida con la infancia:

Susana Gaudêncio , Rafaele Genet, Heike Freire, Clara Megías, Leticia Flores, Antonio Capelao, Aitor Etxarte, Jose María Mesías, Fiona Mc Donald, En el Ajo, Equipo Mico, Detalleres, Little Architect, Sistema Lupo, Creactura, Ludolocum, Rafael Galán, Nuria Euguren y Mariajo Núñez, Miguel Sáez, Arquitectives, Tipi, Bloques y palitroques, Improvistos, Chiquitectos, Mimaia, Urbains e Proxecto Terra.

Dejar respuesta

Escribe tu comentario
Tu nombre